Google Analytics Alternative

Entrenamiento en rodillo

En el  Triatlón y el Ciclismo,  en todo momento se discute entre entrenar con rodillo o bien en carretera. Hemos visto elaboradas fórmulas para intentar igualar el tiempo de entrenamiento en rodillo, y su duración equivalente al aire libre.
¿Cuántas veces hemos oído “60 minutos en rodillo es como noventa minutos en carretera.” Por más que apreciemos ese sentimiento, no se puede validar ese término. “Una hora en rodillo, es una hora en rodillo”. Es una herramienta, una herramienta fantástica si se usa adecuadamente pero no es equiparable a entrenar en carretera.

LO QUE NO PUEDES CONSEGUIR CON UN RODILLO.

Ya antes de charlar de las ventajas del  rodillo, reconozcamos primero ciertos puntos que no se consiguieran trabajar.

Habilidades encima de la bicicleta: Todas y cada una de las maniobras básicas, mas esenciales, con la bici no se sienten cuando estás en el rodillo.

No se puede desarrollar un sentido de equilibrio, frenado, viraje, descenso, etc Estas son las maniobras que con tanta frecuencia faltan a los triatletas, con lo que aprenderlas fuera del rodillo, con atención a estas habilidades esenciales, va a ser ventajoso para ti.
El uso de los cambios, la variación en la cadencia para administrar con eficacia en el terreno ondulado, los descensos y subidas, nada de esto puede ser  desarrollado en un rodillo.

Con  mejoras de software, se están acercando, mas pero la auténtica intuición y el desarrollo del ciclista se logra en la carretera.

LOS BENEFICIOS DEL ENTRENAMIENTO EN RODILLO

entrenamiento efectivo en un entorno controlado: El entrenamiento concreto de series, se vuelve enormemente eficiente sin la variabilidad del terreno. No hay inercia en un rodillo, con lo que a muchos les gusta hacer la aseveración de que sesenta minutos de  rodillo vale más de sesenta minutos fuera.

Tiene un entorno controlado, para hacer intervalos perfectos, sin que intervenga la inercia.
Postura y pedalada: Sin el requisito de manejar tu bici con el riesgo del tráfico, el terreno y otros corredores, el rodillo da el entorno inmejorable para trabajar la eficacia de pedalada y sostener la postura adecuada. Incluir un espejo para observar el conjunto de pedalada y postura, puede resultar una buena costumbre desde el minuto uno hasta el final de la sesión, de este modo te aseguras de estar haciendo las cosas perfectas.
Realización de series específicas: Tendemos a prescribir el entrenamiento como una combinación de esfuerzo fuerza, frecuencia cardíaca con una extensa gama de entrenamientos por cadencia.  Muchos intervalos son con cadencia bajísima o bien con resistencia alta, como ciertos son con cadencias altas.

 

LAS REGLAS QUE TIENES QUE SABER

Al usar el rodillo, tenemos ciertas reglas a seguir para todos los corredores.

Siempre y en todo momento monta con la postura correcta:

Monta como el ciclista que deseas ser. Si adquieres unos hábitos de postura buenos ,proseguirán en la carrera.
Haz que tu pedaleo sea fluido: Al montar en rodillo, tienes la ocasión de comprender  y aplicar un pedaleo fluido y suave. Si te centras en el pedaleo, puedes sentir  la cadena rebotando.

Tienes la ocasión para afinar y transformarte en un ciclista más fluido.
Ejecuta la intención: Aprovecha que estas en un entorno controlado, ejecuta tu entrenamiento conforme lo previsto. Controla la cadencia que es esencial.

Resumiendo, el rodillo. Es una herramienta fantástica para progresar tu rendimiento, recuerda que tu misión final es transformarte en un mejor corredor. Usando las ventajas del rodillo, la aplicación de esos hábitos, es una meta de rendimiento inmejorable para ayudarte en tu entrenamiento general y preparación para la carrera.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0